Año escolar en el extranjero

Explore the World, learn for life!

Image can't be displayed.

¡Una mallorquina en la nieve!

Àgueda es de Mallorca y pasó un año en Irlanda.

¡Hola!

Cuando vives en Mallorca, lo más raro que te puede pasar en navidad es ver nieve. En todo caso verás un poco de lluvia pero para nada nieve, así que ver nieve estaba en mi lista de cosas que hacer/ver en Irlanda. :)

Al volver de España por las vacaciones de Navidad, todo el mundo me decía que en el tiempo en el telediario y por todos sitios decía qué el jueves nevaría. Todos nos lo creímos. Pero para cuando llegó la noche del miércoles y no había ni gota de lluvia, sabíamos que eso no iba a pasar. :(

Es curioso porque aquí, en Irlanda, un día de nieve significa que no hay colegio, no hay trabajo, ¡no se sale de casa! Se ve que cuando nieva en Irlanda las carreteras se congelan completamente y no hay manera de ir a ningún sitio.

Y te preguntarás, ¿y las cadenas para qué existen? Pues allí no las usan. Lo más seguro que conocen es tener ruedas relativamente nuevas, y con eso se sienten superseguros. :)

Aún así, una de mis host sisters es de Lituana y nos contó que allí en Lituania nieva cada día y que no podrían vivir sin las cadenas para las ruedas. Ella estaba impresionadísima.

Pues cómo he dicho, para el jueves no llovió y nos tocó ir al cole, pero luego pasaría algo que nadie se habría imaginado...

A partir de más o menos la segunda clase, empezó a llover superfuerte y bueno, molestaba, pero tampoco es que no estemos ya acostumbrados. La cuestión es que al volver a mirar por la ventana podías empezar a ver la lluvia perfectamente por la ventana, se estaba empezando a volver blanca, ¡casi me da un ataque! ¡Una hora después estaba todo cubierto en blanco!



Yo estuve mirando por la ventana durante todo el día y más de un profesor me tuvo que llamar la atención. Yo alucinaba.

En el tiempo del patio, cuando salimos de clase, era curioso porque no sentía ningún cambio en la temperatura normal de cada día ¡¡¡pero estaba nevando!!! Llegamos a casa y mis dos host sisters y yo nos pasamos la tarde haciendo un enorme muñeco de nieve al que no le pusimos nombre porque no nos sabíamos decidir.

Nos tiramos bolas de nieve, saltamos en la cama elástica que estaba completamente congelada así que no había manera de aguantarse de pie. ¡Fue una gran experiencia!

Para la mañana siguiente, no sabíamos si iríamos a clase o no porque la carretera estaba congelada pero no algo extremo, ¡y nuestra host mother decidió que iríamos! Íbamos a 10km por hora y las pequeñas durante el camino se dieron cuenta de que ese día era Viernes 13, y a la host mother casi le da un ataque de nervios.

Finalmente, llegamos al instituto y tres de cuatro buses que llegaban con alumnos no vinieron y las clases estaban supervacías. Algunos profes nos dejaron no hacer nada pero otros continuaron como cualquier día normal, aún así, fue muy divertido.

Hoy, es domingo, no queda ni rastro de nieve, pero es increíble, ¡el muñeco de nieve sigue aquí!


Hasta la próxima

Àgueda

Blog de Àgueda

¡Àgueda es de Mallorca, y pasó un curso escolar en Irlanda! En su blog nos cuenta cómo le va. ¡No os lo perdáis!

image/svg+xml