Año escolar en el extranjero

Explore the World, learn for life!

Image can't be displayed.

¡Un unicornio...

...en Halloween!

¡Hola!

Llevo un poco más de tres meses en Oklahoma y ya estoy integrada del todo en el instituto y adaptada a la rutina.

Durante estos dos últimos meses he ido a Oklahoma City un par de veces, he ido a ver las finales del estado tanto de softball como de baseball, he empezado a jugar al baloncesto con mi equipo y me he disfrazado en Halloween.



En esta entrada me voy a centrar en la fiesta de disfraces que hubo en mi colegio por Halloween y en el 31 de diciembre.

Sinceramente, cuando piensas en un carnaval o en una fiesta de Halloween piensas en disfraces y decoraciones que dan miedo, pero este no fue el caso. Como nunca me disfrazo de nada en España, me hacía ilusión ir de algo especial así que fui vestida de unicornio. 


Con la ayuda de mi host family, hice un tutú que quedó mejor de lo que me esperaba y teñí una peluca que tenían por casa a juego de los colores del tutú. Luego, mi host mom, hizo un cuerno y unas orejas y las pegamos a una diadema que fuimos a comprar unos días antes. Yo creo que el disfraz fue uno de los mejores de la fiesta y, como mi host sister sabe sobre maquillaje y tiene práctica con ese tipo de cosas, mi maquillaje quedó impresionante.

La verdad es que estaba un poco nerviosa porque pensaba que la gente me iba a mirar raro pero, cuando llegué al colegio y vi los otros disfraces, me di cuenta de que lo importante es disfrazarse y que ninguno de los disfraces de mis amigos daba miedo. Me lo pasé superbien y fue algo diferente que me encantaría hacer en mi colegio de España. Esa noche también tuve mi primer baile de instituto y me enseñaron a bailar algunos de los bailes populares de esta zona.



El carnaval fue el jueves antes de la semana de Halloween porque este año el 31 de diciembre caía en lunes y teníamos colegio al día siguiente. Pero aquí Halloween es una de las fiestas más importantes del año, por lo que ese lunes hubo gente que fue disfrazada a clase y luego fue a pedir chuches y chocolate cuando terminó el colegio.

El inglés va poco a poco pero se nota la diferencia. Si me permitís un consejo, que no os de vergüenza hablar al principio: no les importa que no habléis perfecto o que vuestro acento no sea como el suyo. Les encantan los acentos y son muy abiertos. Yo estaba muy preocupada por este tema y por eso estuve un mes sin apenas hablar pero ahora me doy cuenta de que no debería haberme preocupado tanto. 

Nos vemos en la siguiente entrada donde espero poder contaros cosas sobre el inicio de temporada y como es jugar a un deporte en un país diferente.

Saludos y hasta la próxima,

Bea

Blog de Bea

Bea pasó un curso escolar en Oklahoma, EE.UU. Pudo disfrutar de su gran pasión, el baloncesto, aunque disfrutó de muchas otras cosas.

image/svg+xml